“¿Cuánto tiempo llevas viviendo aquí?”

Esta es la pregunta que durante años temía que me hicieran. ¿Por qué? porque inevitablemente mi respuesta sería recibida con una sonrisa educada que me diría;

“Entonces, ¿cómo es que tu español es tan malo?”

Cuanto más me quedaba, peor me sentía. Aunque estaba aprendiendo español, parecía que nunca podía mejorar lo suficientemente rápido como para hacer justicia a la cantidad de tiempo que llevaba viviendo aquí. ¿Y qué hacer? ¿Empezar a mentir sobre el tiempo que llevaba aquí? Es como mentir sobre la edad, ¡sólo conseguirás que te pillen un día!

En su lugar, adopté un enfoque más pragmático y busqué formas de exponerme a más español y mejorar más rápido. La adquisición de un idioma no se produce por ósmosis y el hecho de vivir en un país no significa que lo vayas a aprender automáticamente; se requiere un esfuerzo, aunque sea mínimo.

Estudia

Aunque sentarse en una clase sofocante es lo último que te apetece hacer cuando el sol brilla en el exterior, cuanto antes te pongas a estudiar, antes podrás salir al sol a practicar.

El español tiene una estructura gramatical definida que tendrás que dominar, al menos a un nivel básico, para poder progresar.

1. Apúntate a clases en una academia local

El compromiso de asistir a clases en una academia te da una motivación externa para aprender. A nadie le gusta aprender listas de verbos, pero la metodología utilizada en FunTalk se centra en la comunicación y la práctica oral, donde se pone en práctica ese nuevo tiempo verbal durante una conversación práctica.

Apúntate a las clases de español en FunTalk.

2. Descarga una app

Las aplicaciones de aprendizaje de idiomas, como Babbel o Duolingo, son estupendas para aprender en pequeñas dosis sobre la marcha. Repasar los verbos irregulares mientras esperas el metro o aprender nuevo vocabulario en ráfagas de 5 minutos, es mucho más fácil que comprometerse con un gran tiempo de estudio.

Lee

La lectura es una de las mejores maneras de mejorar el vocabulario, y vivir en el país de la lengua de destino le permite acceder fácilmente a una gran cantidad de material de lectura.

3. Lee libros o revistas en español

Coger una novela en español puede ser enormemente desalentador, pero no sientas que tienes que ir a por un autor español por autenticidad, los textos traducidos del inglés serán más fáciles de digerir.

Si quieres parecer un intelectual, desliza tu traducción de Dan Brown dentro de un ejemplar del Quijote. Y deja de lado el diccionario.

Si prefieres leer a bocados, busca un sitio de noticias que te guste y lee un artículo al día. La Vanguardia o El País pueden ser abrumadores, pero los periódicos de fútbol como Marca o Sport son equivalentes a los tabloides y son mucho más fáciles de leer. A menudo hay ejemplares de sobra en el bar local, así que coge uno mientras te tomas el café de la mañana.

No te olvides de aprovechar las ventajas de los periódicos gratuitos; coge un ejemplar de 20 Minutos mientras vas en el metro o en el autobús.

4. Usa subtítulos en español

La lectura tampoco tiene por qué ser de libros, pon subtítulos en español en tus series favoritas de Netflix y léelas. Tus ojos se verán inevitablemente atraídos por los subtítulos y escucharás la traducción al inglés en tiempo real, junto con el contexto, por lo que seguro que aprenderás vocabulario interesante.

Ahora, la próxima vez que te apetezca quedarte a ver Juego de Tronos, podrás decir a tus amigos que estás estudiando español.

5. Sé curioso

Utiliza tu entorno; lee las señales, los menús, los carteles. Sé curioso todo el tiempo y empezarás a relacionar las palabras con su significado.

Ver las palabras en su contexto es la mejor manera de asegurarse de retenerlas, mucho mejor que memorizar listas de un libro de texto.

6. Usa tu tecnología 

Otro triunfo fácil es cambiar el idioma de usuario de tu ordenador o teléfono al español. Ya conoces la funcionalidad de forma intuitiva, así que los términos en español para tus operaciones más frecuentes pronto se convertirán en algo natural.

Escucha

Ser capaz de entender un idioma es uno de los obstáculos más difíciles de superar, y en particular un idioma como el español, que puede sonar como si te dispararan con un arma semiautomática.

Entonces, ¿cómo superar el aspecto de un ciervo atrapado en los faros cada vez que alguien te pregunta la hora?

La exposición es la clave, y cuanto más se acostumbre el oído al sonido y la cadencia de un idioma, antes se podrá empezar a entender lo que se dice.

7. Sé entrometido

Saca esos auriculares y empieza a escuchar. En el autobús, en el metro, en la cola del supermercado, escucha lo que dice la gente. Los españoles son muy habladores, así que no te faltará material. Aprenderás expresiones naturales para estar de acuerdo, responder adecuadamente a las noticias y, sin duda, un montón de palabrotas.

8. Mira algo que te interese

La televisión puede ser útil, pero elige con cuidado lo que ves y asegúrate de que es algo que te resulta interesante. Ver el fútbol puede darte un montón de vocabulario útil para discutir el partido con tus colegas españoles el lunes por la mañana, mientras que ver un programa de entrevistas sobre el último escándalo político probablemente te haga estallar la cabeza.

Habla!

9. Consigue un intercambio

Encuentra a un hispanohablante que quiera practicar su inglés y queda con él regularmente para que puedas practicar tu habla en un entorno indulgente. Asegúrate de que es alguien que realmente te gusta y queda en un lugar donde puedas relajarte y charlar con naturalidad.

10. Apúntate a las clases de conversación

Aunque no hay nada que sustituya a salir al mundo real y hablar con nativos, esto puede ser desalentador si no se ha puesto a prueba primero en un entorno seguro.   Una clase de conversación bien estructurada te permite ganar confianza rápidamente sin miedo a cometer errores y con un profesor experimentado que te guíe y ayude. Nuestras clases de español con café o vino tienen como objetivo recrear un entorno natural de conversación, al tiempo que te ayudan a ampliar tu expresión y a aumentar tu confianza.

Apúntate a las Clases de Conversación de Español con Café o Vino.