¿Has pensado alguna vez que tu forma de hablar español se vuelve milagrosamente más fluida cuando te has tomado un par de copas de vino?

Cuando empezamos FunTalk queríamos desafiar el modelo tradicional de Libro de Texto-Tareas-Examen, que es la forma en que la mayoría de nosotros ha aprendido un idioma, y hacerlo divertido. Las conversaciones de la vida real tienen lugar mientras se toma una copa, así que pensamos: “¿por qué no llevar eso al aula?”.

Obtén más información sobre las clases de conversación de español de Funtalk

¡Pensamos que el vino con el español era una gran idea, recordando cuando habíamos venido por primera vez a España y habíamos empezado a aprender español pero habíamos tenido muchas dificultades para comunicarnos, pero luego en una noche de fiesta, y con unas cuantas copas, de repente debatiendo, discutiendo y haciendo rodar nuestras rrrrrrs como los nativos! Creemos que la combinación del vino y el ambiente relajado hace que te sientas menos cohibido a la hora de hablar el idioma.

Queríamos que nuestros alumnos tuvieran el mismo estado de ánimo en el aula FunTalk para nuestra clase de conversación en español. El vino es un buen punto de partida, lo asociamos con la relajación e incluso el simple hecho de descorchar la botella hace que tanto el profesor como los alumnos entren en un estado de ánimo más relajado para el aprendizaje. Qué contraste con empezar una clase con “¡Sacad los libros de texto!

Beber también ayuda. Hay investigaciones que demuestran que una pequeña cantidad de alcohol puede ayudar a hablar mejor un idioma extranjero. Aunque ya lo había experimentado de primera mano, me sorprendió bastante ver que la investigación lo respaldaba. Consulta el artículo aquí: El alcohol puede ayudarte a hablar un idioma extranjero con más fluidez.

Sin embargo, para las clases matinales de conversación en español, pensamos que servir vasos de rioja podría ser demasiado. En su lugar, pensamos que la conversación con un café aportaría algo de ese ambiente relajado e informal que facilita la conversación en el aula. El café y la conversación van juntos. Y al fin y al cabo no necesitamos alcohol para pasar un buen rato, ¿verdad?

“¿Algún carajillo?”

Reserve su clase de español con vino o con café.